Celebrando la portabilidad numérica

Sí, hay noticias que celebrar en el mercado mexicano de las telecomunicaciones.

En medio de las histéricas y altamente politizadas discusiones sobre las reformas del año pasado a las leyes de Telecomunicaciones y Radio y TV es de lamentar la relativa poca atención que recibe la entrada de la Portabilidad Numérica, modalidad que permitirá a los usuarios de servicios de telefonía (móvil y fija) conservar su número telefónico cuando deseen cambiar de proveedor.

Hay que empezar por recordar que la introducción de tal capacidad no debiera resultar tan inesperada. Desde 1995, la Ley Federal de Telecomunicaciones en su Artículo 44 fracción V, establece como obligación para los concesionarios: “Permitir la portabilidad de números cuando, a juicio de la Secretaría (la SCT), esto sea técnica y económicamente factible”.

La pregunta más bien es, ¿por qué hasta ahora?. La agenda regulatoria desde 1995 estuvo apretadísima: en aquel año se tuvo una nueva ley para el sector; en 1997 se abrió a competencia el mercado de Larga Distancia; en 1998 se abrió el mercado local y se licitaron frecuencias para nuevos operadores móviles e inalámbricos fijos; finalmente, en 99, se introdujo el esquema “El que llama paga”. Pero durante los años 2000 a 2005 simplemente no ocurrió suceso alguno que pueda ser comparable en importancia a los anteriores y era precisamente en esos años cuando era necesario consolidar el naciente proceso de apertura a la competencia.

Es difícil predecir si la pura entrada de la competencia cambiará el balance entre los operadores que surgieron del antiguo monopolio estatal y los competitivos. Estudios igualmente serios afirman que en los mercados móviles, por ejemplo, tener bases de clientes predominantemente de prepago (como en nuestro caso) es determinante para que la portabilidad sea un éxito. Otros estudios afirman que el dominio que ostentan Telmex y Telcel será potenciado mediante esta modalidad.

La realidad es que por sí sola, la introducción de ninguna modalidad regulatoria hará que súbitamente nuestro mercado sea más competitivo. Aún así, la portabilidad es un caso paradigmático de regulación cuyos beneficios claramente superan a sus costos: al asignar al usuario derechos sobre su número telefónico, se crean incentivos para que los participantes en el mercado generen resultados deseables socialmente (ya sea mejores servicios, precios, mayor cobertura o una combinación de éstos u otros factores). Este es el resultado de asignar derechos de propiedad al agente que termina financiando las inversiones en redes, equipos y nuevos servicios: el consumidor.

En conclusión, el arranque de la Portabilidad es probablemente el desarrollo regulatorio reciente más relevante para las telecomunicaciones del país y, por más atención que acapare en los medios, no lo es el tratar de especular sobre si en el año 2022 cuando todos los televisores en México sean digitales, existirá la tecnología y el espectro disponible para que los concesionarios actuales de TV puedan transmitir chistes, noticias u horóscopos personalizados a sus televidentes.

Creative Commons License
Celebrando la portabilidad numérica by yocsilva is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International

2 thoughts on “Celebrando la portabilidad numérica

  1. Tengo una pregunta, que sucederá con las tarifas inter-compañía para los usuarios de prepago? Porque si una llamada a un número de mi misma compañía celular tiene costo preferencial y este número después es cambiado a otra compañía, yo no lo sabré, y me comenzará a costar más sin saberlo. Tal vez se habiliten alertas al momento de hacer llamadas? O como serán las cosas?

  2. Jose María:

    El proceso de portar de un operador a otro implica contratar un servicio con éste último.

    El trámite sólo se puede iniciar cuando el usuario lo solicite y define a qué proveedor y con qué plan de servicio desea portar su número. Es en este momento donde debes informarte de las condiciones de los planes para que elijas el que más te convenga.

    No hay forma de que portes tu número y no enteres, por lo que si te informas al momento de contratar, el costo de tus llamadas será conocido para ti antes incluso de que finalice el proceso de portar tu número.

Leave a Comment